dream_sky

He decidido no despertar. Quiero seguir durmiendo. Tengo tiempo, todo el tiempo del mundo porque no volveré a  encontrarme contigo. O tal vez sí.

Muero, así que decido que todo lo mío sea tuyo. Incluso mis sueños. No los necesitas porque ahora podrás vivir los tuyos. Pero permite que te acompañen. Abrázalos y deja que consuelen mi desdicha.

Percibo su presencia a mi alrededor. Lamentan con nostalgia mi ausencia. Observo a mis padres, a mis hermanos, a mis tíos y a mis hijos y contemplo las expresiones de sus ojos repletas de infinito dolor, pero aun así delatando unánime aprobación.

Susurran que todavía era muy joven, que no tenía prisa por irme y les resulta impensable aceptar que la vida se me escape tan pronto. No existe el consuelo. Quisieran poder abrazarme tan sólo por última vez. Quisieran sentir mi corazón latiendo como lo hacía ayer.

Siempre deseé que una vez fallecido, si algo quedara para ser enterrado, que fueran mis defectos, mis debilidades y todos mis prejuicios hacia los demás. Yo nunca llegué a hablarles de mi decisión, pero presienten que si hubiera podido tomarla en este instante, mi respuesta hubiera sido la misma que ellos comparten.

Me siento muy orgulloso, porque gracias a mi familia, dentro de mis anhelos y aspiraciones he encontrado mi gran oportunidad. Oyen mis pensamientos. Sienten mis emociones. Están tranquilos porque saben que si hacen lo que les pido, viviré para siempre.

Y viviré para siempre porque mis riñones serán para ti que hoy dependes de una máquina para vivir. Viviré para siempre porque mi corazón, mi hígado y mis pulmones te servirán para calmar interminables días de dolor. Y viviré para siempre porque mis ojos darán luz a quien no haya visto jamás un amanecer o la cara de su hijo sonreír.

 

organ donation

 

Mi marcha les provoca un inmenso vacío. Requieren tu cariño, tu respeto y tu admiración. Estoy seguro de que gracias a ti, si les ayudas a entender sus actitudes y mantienes viva junto a ellos mi memoria, entenderán porqué la mayor prueba de que existe vida después de la muerte, es el trasplante.

Me siento bien. Me siento aliviado. Admito que la donación me está ayudando a encontrar mi remanso de paz. Pero no me siento pleno. Déjame que te pida una cosa más. Te ruego que no dejes escapar ni por un momento la oportunidad de agradecer a mi familia  la decisión que acaba de tomar. Comprende la dificultad que entraña desprenderse de esta forma de algo tan apreciado para ellos, pero ya innecesario para mí.

Dicen que nadie pone sus sueños en manos de aquellos que pueden destruirlos. Yo los pongo en las tuyas, porque sé que los vas a cuidar y van a servir para hacer realidad tus esperanzas. Pero quiero que también se hagan las de mi familia, por lo que te suplico que no olvides jamás el gesto que realizan.

No ignores tampoco, cómo sufrieron con mi pasado, cómo están padeciendo el presente y cómo, con mi ausencia, les dolerá el futuro. Confío en que les alivie la idea de que mi muerte no es en vano y que un trozo de mí seguirá vivo en ti.

Ahora necesito descansar. Todos sentimos un inmenso bienestar y sosiego.

Vive. Vive sin límites, por ti y para mí, pero también vive por los míos. También merecen soñar. Sueña junto a ellos.

 

Día Nacional del Trasplante

Trasplante + Deporte = Vida

 

 

Facebook Comments
Soñadores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error

Compartida la vida es más :)