Juan Vicente del Álamo, tenista

Cuando, preparando este reportaje, nos dijeron que entre los participantes en Málaga había un señor que iba por su cuarto corazón costó creerlo. «Tres. Tres trasplantes. Y cuatro corazones diferentes», nos explicó Juan Vicente del Álamo, el hombre de los cuatro corazones, ejemplo entre los deportistas trasplantados y autor de un libro titulado «As de corazones».

A Juan Vicente le observaron una anomalía cardiaca cuando iba a operarse de menisco, con 18 años. Tenía un corazón, su primer corazón, exageradamente grande. Durante doce años aguantó con medicamentos, pero en 1990 recibió su segundo corazón. Este le duró trece años. En 2003 le colocaron el tercero, la única solución ante un problema coronario.

«Fui ilusionado, porque el primero había ido bien. Te toca la segunda, piensas que con este ya aguantas sesenta años…», dice él. Y tampoco. Unos anticuerpos reaccionaban mal al tercer corazón, y lo volvían rígido. Le ingresaron en el hospital y le sometieron a constantes plasmaféresis (una técnica para separar el plasma).

De aquello, Juan Vicente se quedó en 50 kilos, mientras los médicos buscaban un corazón que, como dice él, «tuviera mi DNI». Lo encontraron el 24 de mayo de 2012 y él dice que esa es su cuarta fecha de nacimiento. Al año siguiente de superar el tercer trasplante hizo el camino de Santiago y en Málaga compitió en tenis y pádel, individuales y dobles. Es medallista. Tiene 57 años. «Y ahí estamos».

 

Fuente: salud más deporte.

Facebook Comments
Compartir información...